Kálmán Mikszáth

De antiguo linaje transilvano, nació en Szklabonya (más tar­de Mikszathfalva, provincia de Nograd, hoy en Checoslovaquia) el 16 de enero de 1847, murió en Budapest el 28 de mayo de 1910. Hijo de pequeños propietarios, pasó su juventud en las pintorescas regiones de la Hungría Superior, cuyos habitantes, campesinos y burgueses eslovacos y magiares sirvieron de modelo a muchas de sus atrayentes figu­ras literarias. Terminó los estudios jurídicos en Budapest y en 1873 se estableció en la capital para dedicarse al periodismo. Tras dos años de matrimonio se divorció de su mujer para liberarla de las fatigas de su mí­sera y oscura existencia.

Continuó vivien­do pobre y desconocido hasta 1881, año en que le hicieron de golpe famoso sus dos primeros volúmenes de cuentos. En 1882 fue llamado a formar parte de la Sociedad Kisfaludy y encontró una decorosa retribu­ción en el gran diario Pesti Hirlap; en 1883 se volvió a casar con su ex esposa, y a partir de 1887, elegido diputado del Parla­mento, pudo llevar una vida cómoda y tranquila, enteramente dedicada a su tra­bajo. Su sugestivo modo de narrar, su pre­dilección por los aspectos curiosos de la vida y su don del humorismo, tan raro en sus compatriotas, hicieron de él pronta­mente el legítimo heredero de la populari­dad de Mor Jokai (v.).

Pero al mismo tiempo, la inimitable naturalidad de su es­tilo y su fuerte sentido de la realidad lo vincularon estrechamente a János Arany (v.). De los temas rurales y sencillos pasó poco a poco al campo de la vida política y de la clase noble en decadencia. De sus numerosas obras recordemos las colecciones de cuentos Los hermanos eslovacos (1881, v.) y Los buenos palóc (1882, v.), y las novelas La sombrilla de San Pedro (1895, v.), El viejo pícaro (1906, v.), El caso de Noszty y de Marival Tóth (1908, v.), y La ciudad negra (1910, v.).

E. Vàrady