Jules Simon

Nació en Lorient (Morbihan) el 27 de diciembre de 1814 y murió en París el 8 de junio de 1896. Realizó sus primeros estudios en su ciudad natal, y luego en Vannes. Después de haber enseñado breve tiem­po en el Liceo de Rennes, fue admitido en 1833 en la École Nórmale Supérieure. Doc­torado en Filosofía en 1836, enseñó en Caen y Versalles. En 1839 viose llamado por Cousin a la cátedra de Historia de la Filosofía, de la Sorbona. A partir de entonces utilizó, en lugar de su nombre François-Jules-Simon Suisse, el de Jules Simon Publicaciones signi­ficativas de este período son Du commentaire de Proclus sur le «Timée» de Platón (1839), Étude sur la théodicée de Platón et d’Aristote (1840) e Histoire de l’école d’Alexandrie (1844-1845). La revolución de fe­brero de 1848 orientó hacia la política su vida, que parecía inclinada a la severa acti­vidad científica.

En dicho año llegó a dipu­tado de la Asamblea Constituyente y en 1849 a miembro del Consejo de Estado. Como es natural, el Segundo Imperio había de hallarle en la oposición. Una lección dada en la Sorbona en la cual pareció haber ex­presado una crítica dirigida contra el golpe de estado, le valió la separación de la fun­ción docente (1852). Luego de haber publi­cado Le devoir (1854), La religión naturelle (1856), La libertad de conciencia (v.) y La liberté (1839), se entregó a una activa labor de conferenciante en su país y en Bélgica. En 1863 situóse de nuevo junto a los dipu­tados de la oposición. Posteriormente apa­recieron El obrero de ocho años (v.) y L’ecole en 1864, Le travail en 1866 y La po­lítica racial (v.). Elegido nuevamente dipu­tado en 1868, defendió el libre cambio y teorizó la doctrina del mismo en el opúsculo Le libre échange (1870). El 4 de septiembre de 1870 ingresó en el gobierno de defensa nacional como ministro de Cultos e Instruc­ción Pública; por aquel entonces compuso La liberté de penser.

Todavía en posesión de esta última cartera con Thiers, en 1873 decretó la creación de la «École de Rome». El año siguiente publicó Réforme de renseignement secondaire y Souvenirs du 4 sep­tembre. Ya miembro de la Academia de Ciencias Morales en 1875 pasó a serlo de la Académie Française, y fue nombrado se­nador vitalicio. Encargado en diciembre de 1876 de la formación de un nuevo gabinete, la reacción del partido clerical forzóle a dimitir en mayo del año siguiente. A con­tinuación compuso Le gouvernement de M. Thiers (1878), Livre du petit citoyen (1880), Dieu, patrie, liberté (1883), Thiers, Guizot, Rémusat y Victor Cuosin (1887) y Opinions et discours (1888). Se opuso al partido del general Boulanger a través de cáusticos dis­cursos y «pamphlets»: Souvienstoi du 2 décembre (1889). A esta misma fecha per­tenecen Mignet, Michelet, Martin, Mémoires des autres y Notice historique de Michel Chevalier. A los setenta y seis años actuaba todavía como político, y representó brillan­temente a Francia en la conferencia de Ber­lín sobre la cuestión social. Colas, Colasse et Collette (1891), La femme au XXe siècle (1891) y Quatre portraits (1896) fueron sus últimas obras.

C. Falconi