Juan Vicente González

Escritor vene­zolano nacido en Caracas en 1811, murió en 1866. De padres desconocidos, tuvo una amarga infancia, fue inscrito como expósito en la Universidad y se licenció en Filosofía. Con­servador sincero y católico intransigente, combatió el federalismo, exaltó los valores patrios y fustigó implacablemente cuanto estimó censurable, con una acritud a la que no fue ajena quizás la influencia que tuvo en su carácter su obscuro origen. Buen pro­sista y ocasional poeta, se distinguió como periodista y polemista infatigable. Su sin­ceridad, valentía y rectitud le valieron la cárcel en más de una ocasión; de la cárcel salieron sus Ecos de las bóvedas y su Ma­nual de Historia Universal, libro de propósi­tos didácticos que resultó una interesante y literaria exposición romántica.

Fundó y dirigió muchos años el colegio El Salvador del Mundo; fue diputado, ganó batallas con sus editoriales, especialmente los de El He­raldo, y hasta le atribuyó el gobierno el fra­caso de la batalla de Copié. También fundó y dirigió la publicación literaria La Revista. Después de combatir al mariscal Falcón, es­cribió una biografía elogiosa de dicho per­sonaje; cuando algunos le censuraron la contradicción, contestó: «es que lo veía de perfil». Éste era el hombre, que escribía con la misma facilidad un panfleto que una Gramática o un estudio sobre el Poema del Cid. Pero la estimación literaria de sus tra­bajos hay que buscarla en dos obras: la Biografía de José Félix Ribas (v.), de ver­dadero interés histórico, y las Mesenias, elegías en prosa de los héroes y personajes de su país, trazadas con pasión sincera y vigorosa. Entre las más notables, figura la que dedicó a Andrés Bello. Era tal su afición a la lectura, que sus contemporáneos lo llamaron «Tragalibros».

J. Sapiña