Jozef Gregor Taiovsky

Nació en Taiov, en Banská Bystrica, el 18 de octubre de 1874; murió en Bratislava el 20 de mayo de 1940. Estudió en Banská Bystrica, en Klastorpod Znievom y en Praga, y fue emplea­do de banca en Trnava, en Turciansky Sv. Martin y en Prechov. Soldado en el frente de Galitzia durante la primera Guerra Mun­dial, se rindió a los rusos y entró en las legiones checoslovacas que combatían con­tra el Imperio austríaco. En Rusia fue tam­bién redactor de periódicos legionarios. Ter­minada la guerra, regresó a Checoslovaquia con el grado de capitán y se estableció en Bratislava, donde murió.

A diferencia de otros escritores realistas eslovacos que ha­bían representado el ambiente campesino iluminado por una luz idílica y dominical, Taiovsky reprodujo la vida rural en su cruda rea­lidad, en sus casos cotidianos, criticando el fatalismo y la indiferencia de ciertos estra­tos proletarios y poniendo de relieve las luchas de clases y las injusticias sociales (v. Mamá Pôstková). Sus esbozos, relatos y bosquejos, que tienen gran valor documen­tal, denotan un amargo naturalismo. Toda­vía más sombría y pesimista es la produc­ción teatral de Taiovsky, extraída en gran parte también del ambiente campesino eslovaco. Entre sus dramas pueden citarse: Las pro­mesas [Sl’uby, 1898], La ley de las muje­res [Zensky zakon, 1901], Bienes = moles­tias [Statky = zmätky} 1909], La madre [Matka, 1911], El pecado [Hriech, 1911], Tinieblas [Tma, 1912] y La muerte de Durko Langsfeld (v.).

A. M. Ripellino