Jonas Lie

Nació en Eker (Buskerud, No­ruega) el 6 de noviembre de 1833 y murió el 5 de julio de 1908 cerca de Fredriksvern (Telemark). Formado en Tromso, país del sol de medianoche y del invierno sin fin, recibió indelebles impresiones de la vida en el extremo norte. Estudió Leyes en Cristianía, donde conoció a Ibsen, Bjørnson y Vinje, y en 1859 inició el ejercicio de la abogacía en Kongsvinger; aquí se casó con su prima Thomasine Lie. A causa de malos negocios realizados con la madera contrajo cuantiosas deudas, para cuyo pago empezó su actividad de escritor; más tarde, por un sentimiento de celosa independencia, no aceptó que el rey Oscar II se encargara de liquidarlas por su cuenta. Su primera novela, El vidente [Den fremsynte, 1870], alcanzó un gran éxito.

Siguió después una abundante producción narrativa, de valor muy desigual y notable singularmente por las descripciones de vidas y ambientes bur­gueses de la Noruega de los primeros años del siglo pasado: La familia de Gilje (1883, v.); Las hijas del comandante (1886, v.), y por la aguda penetración psicológica en la descripción de cuanto supone un oscuro y morboso instinto del mal o una misteriosa fuerza de la naturaleza: Las fuerzas mágicas [Trold, 1891-92]. En 1871 obtuvo una beca para estudiar en Italia. En Roma compuso las novelas El tres palos «Porvenir» [Tremasteren «Fremtiden», 1872] y El piloto y su mujer (1874, v.), el drama en verso Faustina Strozzi (1875), inspirado en la guerra italiana de 1859 y situado en Forli, y algu­nos cuentos como El improvisador [Improvisatoren]. Entre 1882 y 1906 residió en Pa­rís, donde su casa fue lugar de reunión de los escritores nórdicos que visitaban la ca­pital francesa.

M. Gabrieli