John Napier, Barón de Merchiston

Nació en el castillo de Merchiston (Edimburgo) en 1550, murió en el mismo lugar el 4 de abril de 1617. En 1563 entró en la Universidad de St. Andrews, que abandonó cuatro o cinco años después sin haber conseguido la li­cenciatura, para emprender un viaje de instrucción por Europa, deteniéndose sobre todo en Alemania y Países Bajos. Vuelto a su patria en 1581, compartió desde entonces su vida entre los estudios, la administración de su patrimonio y los cargos públicos; estos últimos consistieron principalmente en participar en varias delegaciones pro­testantes enviadas por el rey en busca de apoyo en la lucha contra los católicos. Vigorosa expresión de esta actitud suya en la lucha religiosa de su tiempo es también su obra, publicada en 1593 y traducida des­pués al francés, alemán y holandés, A plaine Discovery of the whole Revelation of Saint John. Más tarde, concentrado su interés en los temas científicos, proyectó Napier máquinas de guerra con vistas a la defensa de la isla británica contra Felipe II de España y sostuvo las propiedades fertilizantes de las sales.

Pero su mayor fama la debe a su obra matemática. Proponiéndose especialmente facilitar las operaciones matemáticas, in­ventó Napier los logaritmos (encaminados sobre todo a aliviar el difícil trabajo de los cálculos astronómicos), que dio a conocer en 1614 con la obra titulada precisamente Logarit­mos (v.), fruto de un estudio de veinte años. El invento fue acogido con entusiasmo por E. Wrigt, matemático y cartógrafo, y por E. Briggs, profesor entonces en Londres y más tarde en Oxford; éstos, habiendo visi­tado a Napier en 1615, le propusieron la creación de los logaritmos de base 10, y él mismo los calculó para los primeros mil números, publicándolos en 1617. Napier inventó después las reglas que llevan su nombre (cfr. Rabdologiae seu Numerationis per virgulas libri dúo, 1617). En 1619 se publicó, póstuma, por su hijo Robert, su otra obra fundamental: Mirifici logarithmorum canonis constructio. Se recuerda también a Napier en la historia de la trigonometría por haber encontrado importantes relaciones entre los elementos de los triángulos planos (teorema de Napier) y entre los de los triángulos esféricos (analogías de Napier).

A. Natucci