John Chrisitopher Pepusch

Nació en Ber­lín en 1667 y murió en Londres el 20 de julio de 1752. Hijo de un pastor protestante, es­tudió música con G. Klingenberg y Grosse y obtuvo ya a los catorce años un cargo en la corte de Prusia, cargo que abandonó en 1697 para marchar a Holanda y de allí a Londres, donde entró a formar parte de la orquesta del teatro Drury Lane (1700). Participó en la fundación de la Academia de Música Antigua y en 1712 fue nombrado organista y compositor del duque de Chandor, para el cual escribió música sacra. Ha­biendo obtenido en 1713 la licenciatura en música en Oxford, publicó Pepusch en 1716 doce cantatas para voces e instrumentos, una de las cuales, Alexis, obtuvo un éxito ex­cepcional hasta el punto de mantenerse en el repertorio corriente durante cerca de siglo y medio. Habiendo obtenido el cargo de director del Lincoln’s Inn Fields Theatre, Pepusch representó en él gran número de «masques» y comedias musicales.

Pero la gran ocasión le fue ofrecida por John Gay (v.), el cual le pidió que le pusiera música a La ópera del mendigo (1728, v.), la obra satírica que debía marcar el comienzo de la afortunada fórmula de la «bailad ope­ra». Pepusch hizo uso de melodías y danzas po­pulares (o en boga) inglesas y francesas, así como de algunos fragmentos de Hän­del, los instrumentó y armonizó y los hizo preceder de una obertura. Los elementos populares, una mordaz notación caricatu­resca, cierta parodia en las florituras, la sustitución del recitado por el diálogo indi­can una intención satírica también en la música (intención procedente de la mú­sica italiana, entonces triunfante en Lon­dres), pero con moderación y equilibrio, con un sentido positivo de afirmación, en lugar de cruda negación, que dan al tra­bajo de Pepusch una fisonomía discreta y acabada en relación con el espíritu acre y corrosivo de Gay.

El enorme éxito de La ópera del mendigo impulsó a Gay a darle una segun­da parte, Polly, para la que también fue designado Pepusch con el fin de que escogiera y armonizara la parte musical; pero la cen­sura prohibió su representación, que no se efectuó hasta 1777, cuando hacía tiempo que habían muerto los autores. Pepusch se dedicó también a la enseñanza, publicó un Short Treatise on Harmony (1730-31) y terminó su carrera como organista de Charter House.

C. Marinelli