Johannes Vilhelm Jensen

Nació en Farsø (noroeste de Jutlandia) el 20 de enero de 1873 y murió el 25 de noviembre de 1950. Hijo de un veterinario, en 1893 dejó su país natal y marchó a Copenhague a estudiar Medicina; pero en 1895 interrumpió tales estudios y se dedicó a la actividad literaria y periodística, aunque sin renunciar a su vocación científico-biológica. De su amplia y apresurada producción de los primeros años sólo merecen ser citadas las dos no­velas Daneses [Danskere, 1896] y Einar Elkjaer (1897), inspiradas por un decaden­tismo que luego el autor abandonó. A par­tir de 1898 J. fue corresponsal de varios periódicos en España, Francia, Inglaterra y Noruega; a ello siguieron los viajes a la India, China y América, estos últimos sin­gularmente importantes para su futura po­sición de admirador sin reservas de la raza germánica y de la técnica moderna. Su éxito como escritor fue sancionado en 1929 con el nombramiento de doctor «honoris causa» de la Universidad de Lund, y, en 1944, por la concesión del Premio Nobel.

En sus viajes a tierras lejanas se hallan inspiradas las obras Bosques [Skovene, 1904], Cuentos exóticos [Eksotiske Noveller, 1907-1909] y Cuentos de Singapur [Singaporenoveller, 1907], en tanto los Estados Unidos, país que juzga, junto a Inglaterra, prototipo de «na­ción gótica» a la cual corresponde la pri­macía mundial en la nueva era de la técnica, figuran en la base ya de textos de erudición, como El renacimiento gótico [Den gotiske Renaissance, 1901] y El nuevo mundo [Den ny verden, 1907], o bien de novelas, como Madame d’Ora (1904) y La rueda [Hjulet, 1905]. La exaltación de la na­turaleza y del hombre, que constituye la base de la novela histórica La caída del rey [Kongens Fald, 1900-1901], aparece luego ampliada en el vasto ciclo histórico-mítico El largo viaje [Den lange Rejse, 1908-1921], integrado por las seis novelas El hielo [Braeen, 1908], La nave [Skibet, 1912], La tierra perdida [Det tabte Land, 1919], El huésped de la Noma [Norne Gaest, 1919], Cristóbal Colón [Cristopher Columbus, 1921] y La expedición címbrica [Cimbrernes Tog, 1922].

Menos eruditas y ambiciosas, aun cuando artísticamente más logradas, son las Historias de la Cimbria [Himmerlandshistorier], publicadas en tres volúmenes de 1898 a 1910 y concluidas en 1926 con la narración J0rgine. Más que sus tomos de ensayo, con frecuencia polémicos «y entre los cua­les cabe citar Introducción a nuestro tiempo [Introduction til vaar Tidsalder, 1915], Cró­nica [Aarbog, 1916-1917], Evolución y moral [Evolution og Moral, 1925] y La transformación de los animales [Dyrenes Forvandling, 1927], y mejor aún que sus últimas novelas (Las tentaciones del Dr. Re­nault [Dr. Renaults Fristelser, 1935] y Gudrun (1936), atestiguan su arte de perfecto prosista los Mitos [Myter], en el fondo más próximos al ensayo que a la narrativa, y pu­blicados en nueve tomos entre 1907 y 1944. Como las Himmerlandshistorier y los Myter respecto de la prosa, la primera colec­ción de poesías del autor, Digte (1906), mar­ca, en el campo de la lírica, el principio de una nueva etapa de la literatura danesa. Menos importancia, desde este punto de vis­ta, presentan las siguientes colecciones líri­cas, Las estaciones [Aarstiderne, 1923], La luz del mundo [Verdenslys, 1925], El viento de Jutlandia [Den jyske blaest, 1931] y Baño pascual [Paaskebadet, 1937]. A. Manghi