Johannes Schlaf

Nació el 21 de junio de 1862 en Querfurt (Sajonia), donde murió el 2 de febrero de 1941. Realizados los prime­ros estudios en la ciudad natal, trasladóse con su familia a Magdeburgo. La hostilidad de sus padres no consiguió desviar su mar­cado interés por los estudios literarios, que pudo seguir en las universidades de Halle y Berlín, donde se graduó en 1887. Ingre­sado en el grupo de literatos denominado «Durch», conoció a algunos jóvenes que, alentaban ardientes programas de innova­ción, como Hart, Berg y Wille. Singular­mente decisiva en su formación literaria fue la relación con Arno Holz (v.), uno de los teóricos del naturalismo. En colaboración con él escribió, durante el invierno de 1887- 1888, una serie de cuentos y bocetos, tres de los cuales aparecieron bajo el título Papá Hamlet (v.) como presunta traducción de obras de un escritor noruego llamado Bjane P. Holmsen; de limitado mérito literario, la colección es, empero, uno de los textos iniciales del naturalismo del cual surgiría Gerhart Hauptmann.

Asimismo en colabo­ración con Holz publicó La familia Selicke (1889, v.), obra representada en Berlín en 1890 y firmada también con el seudónimo B. P. Holmsen, y los nuevos «sketch» La pasión de papel [Die papieme Passion, 18911. En 1892 separóse de Holz, se estableció en Weimar, e inició una larga polémica sobre la paternidad de la producción escrita con­juntamente. En 1892 Schlaf hizo representar Maese ólze (v.), producción todavía vin­culada al naturalismo que no tuvo éxito, y publicó la primera de sus «poesías en prosa», Dingsda. El grave agotamiento nervioso que empezó a sufrir el autor en 1893, no le impidió dar a luz al año siguiente otra «poesía en prosa», Primavera [Frühling]. Después de 1896, una vez ya curada la dolencia, aparecieron un ensayo acerca de Whitman (1898) y la trilogía de novelas El tercer Imperio [Das dritte Reich, 1900], Los buscadores [Die Suchenden, 1901] y Peter Bojes cortejaba [Peter Bojes freite, 1902], en la que pueden advertirse clara­mente las influencias de Jacobsen, Bourget, D’Annunzio e Ibsen, así como un intento orientado hacia la creación del tipo del hombre nuevo, especulativo y práctico a la vez, y seguro de sí mismo, de sus instintos y de sus leyes individuales, situadas por encima de las comunes.

Al mencionado con­junto siguió la trilogía integrada por las obras El pequeño [Die Kleine, 1904], El príncipe [Der Prinz, 1908] y En el punto muerto [Am toten Punkt, 1908], en las cua­les el escritor insiste en el mencionado tipo humano capaz de eludir la decadencia y la crisis espiritual que amenazaba entonces a Europa. De esta época son los ensayos acerca de Verhaeren (1905) y Maeterlinck (1906), algunas de cuyas obras tradujo Schlaf Dedicóse luego a la composición de curiosos textos de carácter social y religioso inspi­rados en una teoría que, según él, habría de reemplazar la de Copérnico; aparecieron, así, El cumplimiento [Die Erfüllung, 1921], El deseo de Navidad y otras cosas [Der Weihnachtswunsch und anderes, 1924] y La comunidad divina [Die göttliche Gemeins­chaft, 1927]. Nuestro autor fue un escritor de amplios intereses y sintióse oprimido por una inquieta necesidad nunca satisfecha que le impulsaba a la creación de un orden de vida y de un sistema filosófico; el lema «siempre más allá» constituyó el elemento trágico de su existencia. Schlaf no halló eco, ni hizo escuela; todas sus laboriosas cons­trucciones teoréticas cayeron en el vacío.

G. V. Amoretti