Joaquín Edwards Bello

Periodista y novelista chileno nació en Valparaíso en 1887. Descendiente de Andrés Bello, y de acau­dalada familia, se formó en Francia y Es­paña, fue incluido en la delegación chilena de la Sociedad de Naciones en 1925 y se entregó al periodismo, principalmente como redactor del diario La Nación.

Novelista de aspiraciones psicológicas y patriota de orientaciones paralelas a las que tuvo la generación española del 98, Edwards Bello es el hom­bre refinado que observa y estudia cuanto ve, comenzando por sí mismo y por su pueblo, y siguiendo con los países en que vivió, como vemos en cuatro trabajos fun­damentales de su producción literaria: El Roto (1920), El chileno en Madrid (1928): Valparaíso, la ciudad del viento (1931, edición revisada y aumentada en 1943 y en 1955) y Criollos en París (1933).

Pese a su intento de hondura psicológica, el no­velista está demasiado influido por el perio­dista para alcanzar una profundidad tras­cendente; sin embargo, su ambientación refinada, su afán costumbrista, sus deseos de mejoramiento social y su fino espíritu de observación le permiten construir conjuntos literarios, casi siempre urbanos, de induda­ble interés.

Es un periodista ágil y ameno, de fina ironía, y un narrador impregnado de una especie de neonaturalismo de fondo so­cial. Otras obras suyas son: El inútil (1910), El monstruo (1912), Cuentos de todos co­lores (1912), La muerte de Vanderbilt (1922), El nacionalismo continental (1925 y 1935, esta última edición con prólogo de Gabriela Mistral y mensaje de Haya de la Torre), El bolchevique (1927), La chica del Crillón (1935) y algunas crónicas y monogra­fías de tema histórico.

J. Sapiña