Jean d’Arras

Lo poco que de él sabe­mos se halla, además, condicionado a la certidumbre de su identificación con el per­sonaje al cual pertenecen las escasas noti­cias que algunos documentos permiten cono­cer. Parece tratarse del Jean d’Arras que en 1361 ofreció un feudo propio al duque de Borgoña y que en 1382 era propietario de unas casas de Arras gravadas por rentas en favor de los caballeros de Rodas. Otros documentos sucesivos, de 1392, 1394 y 1398, nos lo muestran librero y encuadernador de textos en París, en relación con grandes señores interesados en las obras bellas y amantes de la cultura : el rey Carlos VI, María de Francia, el duque de Bar y Jean de Berry.

Este último, entre 1387 y 1394, parece haber encargado la composición del Roman de Melusina (v.) al refinado y culto encuadernador de sus libros, quien recogió antes que nadie la leyenda de la mujer serpiente vinculada a la casa de los Lusignan (Mélusine = Mère – Lusigne) ; algunos parajes del texto en cuestión revelan en el autor un perfecto conocimiento del arte de los libros y de la terminología técnica adecuada. Ello es cuanto podemos saber acerca de J. d’A., suponiendo que Mélu­sine sea obra suya.

C. Cremonesi