Jaufré Rudel

Desconocemos los datos exactos de la vida de este trovador provenzal. Una antigua biografía le denomina «príncipe de Blaia» (Gironda); parece, en efecto, haber sido un noble señor, como Guillermo IX, el primer trovador, y otros. Algunos sitúan su existencia entre los años 1130 y 1170, apoyándose en ciertas alusiones e informaciones procedentes de las seis poesías del autor que han llegado hasta nosotros (v. Poesías). Una de sus canciones está dirigida al conde de Tolosa Alfonso Jordán y a su hijo Bertrand, y otra a Hugo el Pardo de Lusignan.

Debió de participar en la cruzada de Luis VII, en 1147, por cuanto precisamente en dicha ocasión envióle Marcabrú (v.) la canción A ’N Jaufré Rudel oltra mar. Probablemente no debió de regresar de esta expedición; ello, junto a ciertos detalles de sus poesías, arbitraria­mente interpretados, dio lugar a la leyenda que envuelve su vida: el amor a una mujer lejana y nunca vista, la condesa de Trípoli, por la cual arrostra el largo viaje a ultra­mar, y entre cuyos brazos expira apenas llega a su lado. El tema del amor remoto y de la leyenda de J. R. fue tratado por Carducci.

C. Cremonesi