James Macpherson

Nació en Ruthven (condado de Inverness) el 27 de octubre de 1736 y murió en Badenock el 17 de febre­ro de 1796; fue sepultado en la abadía de Westminster. Escritor escocés, hijo de un campesino, estudió en las universidades de Aberdeen y Edimburgo; pero no obtuvo título académico alguno. Aun cuando pa­rece haber ingresado en el clero, sus ambi­ciones, a pesar de los repetidos fracasos, tendían al campo poético. Mejor fortuna conocieron sus presuntas traducciones del gaélico, que empezó a publicar en 1760 bajo el título Fragmentos de poesía antigua recogidos en las montañas escocesas… [Fragments of Ancient Poetry collected inthe Highlands…] (v. Poesía ossiánica), con una introducción de Hugh Blair.

Aconsejado por varios literatos escoceses realizó diversos viajes por la Escocia septentrional a fin de reunir nuevos textos poéticos. Al terminar el año 1761 aparecía su «traducción» del poema Fingal (v.); en 1763 siguió Témora (v.), acerca de cuya autenticidad surgieron serias dudas. Samuel Johnson, en Viaje a las islas occidentales de Escocia [Joumey to the Western Islands of Scotland], obra publicada en 1775, acusó de falsificación a Macpherson, quien respondió con un desafío sin con­secuencias ulteriores. Entre 1764 y 1766 nuestro autor estuvo en América, a donde fue enviado por su protector John Stuart, tercer conde de Bute, con funciones no bien determinadas y cuyo estipendio conservó incluso, después de su retorno a Londres.

Aquí se estableció y permaneció al servicio del gobierno como escritor. Compuso obras histórico-políticas, tradujo la Riada, repre­sentó a la ciudad de Camelford (Cornualles) en la Cámara de los Comunes y se enrique­ció considerablemente. En los últimos años de su vida retiróse a Escocia, concretamente a Badenock, en el condado nativo de Invemess.

B. Cellini