James George Frazer

Nació el 1.° de ene­ro de 1854 en Glasgow y murió el 7 de mayo de 1941. Hijo de un pastor presbiteriano es­cocés, cursó estudios clásicos en la univer­sidad de su ciudad natal y en la de Cam­bridge.

Luego inclinóse a la Etnología, la Antropología y el Folklore, publicando en 1887 un primer libro, Totemism (posterior­mente ampliado en la importante obra Tote­mism and Exogamy, 1910), al que sigue en 1890 La rama de oro (v.).

Tal obra le pro­porciona honores y cargos. Y así, en 1907 se le confiaba la cátedra de Antropología social de la Universidad de Liverpool, en 1914 le es concedido el título de Sir, en 1920 es elegido miembro de la Royal Society y en 1925 se le otorga la Orden del Mérito. En 1896 se había casado con la escritora Lilly Grove. Frazer es, indudablemente, el mejor etnólogo que jamás haya tenido Inglaterra.

Sus miras, sin embargo, no quedaron limi­tadas únicamente al campo de la Etnología, antes bien, se adentraron asimismo en la historia de las religiones, la de las tradi­ciones populares y la Filología clásica. Pro­digiosamente activo, pudo contar con la valiosa colaboración de su mujer, que le sobrevivió sólo algunas horas.

El libro más popular de Frazer, traducido a casi todas las lenguas, es La rama de oro, que, aparecido originariamente en dos tomos, abarcó doce en la edición definitiva. En tal obra, en la que a través de cotejos y paralelismos de gran eficacia, se investigan las costumbres, las creencias y las supersticiones de las anti­guas culturas clásicas, de los pueblos primi­tivos y de los ambientes vulgares de los países civilizados, el autor distingue neta­mente (lo cual resulta un gran mérito suyo) entre la magia y la religión; sin embargo, a impulsos de las corrientes evolucionistas coetáneas, sostiene la prioridad de aquélla respecto de ésta, criterio falso, por cuanto la religión y la magia son formas del espí­ritu paralelas en el tiempo.

Sin embargo, y a pesar de los posibles defectos de plan­teamiento, La rama de oro no deja de ser un gran libro que provoca intensas suges­tiones, como lo demuestra ya por sí solo el influjo que ha ejercido en la Etnología, en el Folklore e incluso en ámbitos diversos, como la literatura y la poesía, entre otros; un gran poeta, T. S. Eliot, señala la pro­funda influencia de The Golden Bough en nuestra generación, opinión compartida por Thomas Mann.

Tras La rama de oro, Frazer pu­blicó una serie de títulos en los que fue revelando cada vez más sus grandes dotes de organizador y científico. Sigue siendo todavía fundamental su obra Totemism and Exogamy, en cuatro volúmenes, publicada en 1910 y en la que el totemismo aparece examinado, a través de su compleja forma­ción, como fenómeno que deja un sello propio en la organización social de los países donde se produce.

Se limita al estudio de los pueblos primitivos en The Belief in Immortality and the Worship of Dead (1913), Myths of the Origin of Fire (1930) y The Fear of Dead in Primitive Religión (1933). Al método predilecto de La rama de oro están vinculados los tomos Folklore in the Oíd Testament (1918) y los comentarios dedicados a la Periégesis de Grecia (v.), de Pausanias (1898), y a los Fastos (v.), de Ovidio (1929).

También en tales obras, en las que se relacionan las instituciones de las culturas clásicas con las de los pueblos primitivos y éstas con las tradiciones popu­lares, estudia nuestro autor los más sutiles problemas de la historia de la humanidad y crea una densa red de intereses culturales; por ello, sus teorías, aunque puedan juz­garse completamente trasnochadas, conti­núan irradiando las ideas que las informan. Cabe recordar, por último, que Frazer posee el gran mérito de ser un escritor eficaz, lím­pido, elegante y emotivamente poético.

G. Cocchiara