Italo Svevo

Seudónimo del escritor Ettore Schmitz, que nació en Trieste el 19 de diciem­bre de 1861 y murió el 13 de septiembre de 1928 en Motta di Livenza (Treviso) a con­secuencia de un accidente de automóvil. Cursó la primera enseñanza en su ciudad natal, y luego aprendió el alemán en el colegio bávaro de Segnitz. Vuelto en 1879 a Trieste, frecuentó el Instituto Superior de Comercio «Revoltella»; más tarde, empero, quebrado el negocio de su padre, trabajó como empleado en un banco, ambiente en que se desarrolla su primera novela, Una vida (v.), aparecida en 1892. Senilidad (v.), La conciencia de Zeno (v.) y La historia del buen anciano y la bella muchacha (v.) son otros tantos hitos de la progresiva perfec­ción de su estilo. El período juvenil pasado en Alemania influyó en su admiración hacia algunos ¡autores de aquel país; aficionóse también a los grandes escritores franceses y rusos del siglo pasado. El mismo año de su ingreso en la banca empezó a publicar numerosos artículos de crítica literaria, dra­mática y musical en el periódico triestino L’lndipendente.

El 30 de julio de 1896 con­trajo matrimonio con Livia Veneziani, que le fue toda la vida una compañera amorosa y fiel. El escaso eco suscitado por las obras de nuestro autor indújole, en el tránsito de uno a otro siglo, al abandono de la literatura. Dejado también el empleo en el banco, ingresó en una sociedad productora de barnices submarinos. Ello dio origen a la actividad industrial de Svevo, quien a partir de entonces realizó numerosos viajes al extranjero. En 1903 conoció en Trieste a James Joyce, quien elogió su labor literaria. Du­rante la primera Guerra Mundial leyó las obras de Freud (de quien tradujo La inter­pretación de los sueños, v.), y empezó a apa­sionarse vivamente por el psicoanálisis y sus problemas, interés que se hace evidente en La coscienza di Zeno, que apareció en 1923 y no conoció tampoco, al principio, un gran éxito. No obstante, el clima literario europeo había cambiado mucho; y así, una vez «des­cubierto», Svevo fue colocado en el primer plano de la literatura contemporánea inter­nacional, y viose considerado precursor de Proust y del mismo Joyce, y uno de los principales representantes de la conciencia de la época.

B. Maier