Isaac Walton

Nació en Stafford el 9 de agosto de 1593 y murió en Winchester el 15 de diciembre de 1683. En general, se sabe muy poco acerca de su vida. En cuanto a su formación, nada conocemos; debió de es­tudiar por su cuenta e instruirse mediante lecturas. Dada su procedencia de una zona minera, posiblemente su cuna fue modesta. Se conoce su ingreso en el gremio londi­nense de ferreteros en 1618; por aquel en­tonces había vivido ya siete años en Lon­dres. Trabajó activamente en su especialidad comercial en Fleet Street y Chancery Lañe hasta 1644, época en la cual esta última zona — y quizás incluso la misma ciudad — resul­tó peligrosa para los «hombres de bien», o sea los miembros del partido real, entre quienes debió de figurar, indudablemente, Walton.

Tras la derrota de los realistas en Marston Moor (1644) parece haberse retirado al cam­po, primeramente en Stafford, y después en Worcester (ciudad de «monárquicos» grata a Carlos II, que la denominó precisamente a causa de ello «Civitas Fidelis»), y, luego de haberse casado en segunda nupcias con Ann Kerr (1646), hermanastra del obispo de Winchester, fue «steward» del de Worcester; y, así, Walton, ya anciano, pasó los últimos años de su vida en Farham Castle, residen­cia veraniega de los prelados de Winchester, y alternó esta permanencia con breves pe­ríodos vividos en el hogar de una hija que había contraído matrimonio con un canónigo del mismo obispado y junto a la cual murió. Su actividad de escritor se inició casi acci­dentalmente. En 1633 había dedicado ya a John Done una elegía publicada en la pri­mera edición de los Poems de este poeta.

Al cabo de poco tiempo empezó a reunir datos e informaciones de carácter biográfico por cuenta de Sir Henry Wotton, quien proyec­taba escribir una extensa biografía de Donne; sin embargo, fallecido aquél en 1639, el mismo Walton dedicóse a la composición de la obra planeada. Life of Donne (1640) apare­ció junto con sus LXXX Sermons, y fue el primero de cinco logrados textos biográfi­cos: el mencionado Life of Sir Henry Wot­ton (1651), Life of HooTcer (1665), Life of George Herbert (1670) y Life of Bishop Sanderson (1678), con los cuales puede consi­derarse iniciado en Inglaterra el citado gé­nero como arte. No obstante, y aun cuando ejemplares en cuanto a la exposición, vivas por el conocimiento directo de lugares y personas, y enriquecidas con citas y anéc­dotas, las biografías resultan inferiores a El perfecto pescador, o La diversión del hombre contemplativo (1653, v.), la obra maestra de Walton, también libro nuevo en su categoría, situado hasta cierto punto entre las del «nature-book» y el manual práctico, y convertido en uno de los textos clásicos de la literatura inglesa.

E. Lépore Epifanía