Ion Neculce

Nació en 1672 y murió en Mol­davia en 1745 ó 1746. Educado por su abuela, después de la muerte de sus padres, pronto conoció el destierro, refugiándose en Muntenia para sustraerse a la ocupación polaca. Vuelto a Moldavia cuatro años después, inicia como «vataf de aprozi» su carrera oficial bajo Antioco Voda. El punto culmi­nante de su carrera lo alcanza bajo Deme­trio Cantemir, con el que estaba emparen­tado por haber casado con su hermana. «Hetmán» (comandante) de las improvisa­das fuerzas moldavas en la batalla de Stalinesti (conflicto ruso-turco, 1711), que termi­nó en un desastre, no vaciló en acompañar a su señor en el destierro.

Destierro tanto más amargo cuanto que aquél desahogó sobre los hombres que le habían seguido la contrariedad de su fracaso, obligándoles con su arbitrariedad a abandonarlo uno tras otro, ya instalándose en Rusia, ya regresando a sus tierras. También N. consiguió, dos años después, a pesar de la resistencia de su señor que había incluso intentado hacerlo sospechoso a Pedro el Grande, huir de la atmósfera, para él insoportable, del imperio ruso. Sin embargo, no regresó inmediata­mente a su patria, donde temía la venganza de los turcos por su comportamiento en el conflicto ruso-turco, sino que se estableció en Polonia, donde esperó que se hiciera plena justicia y se le restituyeran las pro­piedades que le habían confiscado. Siete años después pudo poner el pie en su patria, enriquecido con amargas experiencias que confiaría a la prosa sentenciosa de la Cró­nica de Moldavia (v.).

R. Del Conté