Ignacy Jan Paderewski

Nació en Kurylowka el 6 de noviembre de 1860 y murió el 29 de junio de 1941 en Nueva York. Inició el estudio del piano cuando sólo tenía tres años, y a los doce entró en el Conservatorio de Varsovia, del que salió diplomado después de borrascosas y penosas vicisitudes en el año 1878. Nombrado a su vez para ense­ñar en aquel Conservatorio, no permaneció en él mucho tiempo, y marchó primero a Berlín y después a Viena, donde completó sus estudios con Leszeticki (1884). De aque­llos años son sus primeras composiciones, especialmente para piano; la mayor parte inspiradas en motivos nacionales, como la Krakowiak, op. 3, los Cantos polacos, op. 5 y op. 9, y el segundo libro de las Humores­ques op. 14, por lo demás, de carácter típi­camente romántico o virtuosista, tono que también domina en las Scènes romantiques op. 10, la Sonata en la menor para violín y piano op. 13, y el primer libro de las Humoresques, que contiene, entre otros, el conocidísimo Menuet célèbre.

Con los con­ciertos de Viena y de París de 1887 inició Paderewski su magnífica carrera de concertista, que absorbió poco a poco su actividad de com­positor. El Concierto en la menor op. 17 para piano y orquesta (1888), la ópera Manru (representada en Dresde en 1901) y la Sinfonía en si menor op. 24 (1903-1907, v.) quedan como las mejores obras de Paderewski, en las cuales los elementos nacionales y populares consiguen animar formas y modos tradicionales, sin que en ningún caso alcan­cen efectiva originalidad. Elegido presidente de la nueva República polaca (1919), firmó como tal el Tratado de Versalles. Reanudó después la actividad de concertista y dirigió la nueva edición nacional de las obras de Chopin (1935-40). Al estallar la segunda Guerra Mundial, volvió Paderewski a la vida política activa, y fue nombrado presidente del Consejo Nacional polaco (1939). Habiéndose refugiado en Estados Unidos (1940), murió poco después. Fue un virtuoso extraordina­rio y un gran patriota.

C. Marinelli