Hermann Kopp

Nació en Hanau el 30 de octubre de 1817 y murió en Heidelberg el 20 de febrero de 1892. Era hijo de un profesor de Ciencias naturales del instituto de su ciudad natal, y estudió en Marburg y Hei­delberg, donde siguió las enseñanzas del gran químico Liebig, en pos del cual marchó después a Giessen (1839). Aquí se graduó en 1841 y actuó como profesor libre de quí­mica; finalmente, llegó en 1853 a catedrático de la Universidad local. A partir de entonces inició sus nuevas y geniales investigaciones en su campo predilecto, el de la química física; estudió singularmente las relaciones existentes entre el punto de fusión y el de ebullición (1842-1845), y estableció respecto de ello reglas generales empíricas; ocupóse también de los problemas referentes a las relaciones entre el calor molecular de los compuestos y el atómico de los componen­tes químicos.

Acerca de tales temas de quí­mica física escribió un libro que fue incluido en el Lehrbuch der Chemie de Gra­ham Otto (1863). En 1864 ocupó la cátedra de Química de la Universidad de Heidelberg; ello coincidió con la época de mayor acti­vidad de Kopp, el cual prosiguió las investiga­ciones precedentes y se dedicó sobre todo al estudio de la relación entre los volúmenes moleculares de los compuestos y el de los componentes. Durante muchos años colaboró con Liebig en la redacción de los Annalen der Chemie. Muy notable es también su obra de historiador de la química, campo en el cual dio a la luz numerosos textos: Historia de la química (v.), de 1843-47, Desarrollo de la química en los tiempos mo­dernos [Entwicklung der Chemie in der neueren Zeit, 1871-74], y, finalmente, el gran estudio en dos tomos sobre la historia de la alquimia titulado La alquimia en los tiempos antiguos y modernos [Die Alchemie in älte­rer und neuerer Zeit, 1886].

G. Preti