Henry Kingsley

Nació en Bamack (Northamptonshire) el 2 de enero de 1830 y murió en Cuckfield (Sussex) el 24 de mayo de 1876. Formóse en Clovelly y Chelsea, y recibió una óptima educación en el King’s College de Londres y en el Worcester College de Oxford. Sin embargo, en 1853, y antes de graduarse, interrumpió los estudios univer­sitarios y embarcóse hacia Australia; la atracción del lejano continente había aumen­tado con la noticia de los descubrimientos de fabulosas minas de oro. En sus libros, Kingsley no refirió nunca de una manera directa sus experiencias australianas; con todo, sa­bemos que perteneció a la policía montada. En 1858 volvió a su patria y escribió Los recuerdos de Geoffrey Hamlyn [The Recollections of Geoffrey Hamlyn, 1859], obra en la que, como ocurre en The Hillyars and the Burtons (1865), narra la existencia pri­mitiva y audaz de los primeros colonizado­res de Australia.

Ravenshoe (v.), con escenas de Crimea, aparecida en 1861, es la obra maestra de nuestro autor. Fue muy leída su narración infantil El muchacho de gris [The Boy in Grey, 1871]. Contrajo matrimo­nio en 1864 y en 1869 se trasladó a Edim­burgo para encargarse de la dirección del periódico liberal Daily Review. Fracasado el diario actuó como corresponsal de guerra. Cuando no está basada en una experiencia vivida, la producción de Kingsley tiende al tono noble que conmovía al lector de la época; sin embargo, su obra carece del rigor y el estilo propios del escritor genuino.

A. Rizzardi