Hendrik Antón Lorentz

Nació en Arnhem (Holanda) el 18 de julio de 1853 y murió en Haarlem el 4 de febrero de 1928. Estudió en la Universidad de Leyden. En 1875 pu­blicó en holandés un primer trabajo sobre la reflexión y la refracción de la luz en los metales y otras investigaciones suyas de física teórica aparecidas en Archives Néerlandaises. Tales estudios le valieron en 1878 la cátedra de física matemática de la men­cionada Universidad. Tras largos años de experimentos e investigaciones publicó en 1892 la famosa memoria La théorie électromagnétique de Maxwell et son application aux corps mouvants. En tal obra, y como complemento a los estudios de Fresnel y Maxwell, afirma que los fenómenos de la electricidad son debidos a movimientos de partículas elementales eléctricas, por él denominadas «electrones», término creado anteriormente por George Johnstone Stoney (1826-1911).

Descubrió que si en lugar de las transformaciones de Galileo se utilizan otras especiales (llamadas luego por Einstein, en su honor, «transformaciones de Lorentz»), las ecuaciones de Maxwell refe­rentes a la propagación de la luz resultan invariables, con lo que no debe acudirse al éter como sistema de referencia. Sin em­bargo, las transformaciones de Lorentz hacen variables las ecuaciones de la mecánica, lo cual parecía entonces absurdo. Einstein, em­pero, demostró que tales transformaciones pueden aplicarse también a estas ecuaciones; ello contribuyó a la formulación de la teo­ría especial de la relatividad. Hasta cierto punto, pues, cabe considerar precursor de ésta a Lorentz´. En su teoría, la materia aparece cual un complejo de átomos formados por electrones negativos (poco después, en efec­to, afirmóse que el átomo está integrado por electrones de tal signo que recorren órbitas elípticas en torno al núcleo). Con ello Lorentz invertía la teoría de Thompson: para éste, la electricidad se explica mediante la ma­teria; Lorentz, en cambio, fundamenta en aquélla la explicación de ésta.

En 1895 publicó En­sayo de una teoría sobre los fenómenos eléctricos y ópticos en los cuerpos en movimiento (v.), texto que señala una etapa importante en las investigaciones del gran científico sobre la electricidad y la óptica. Los resultados de tales estudios le valieron en 1902 el Premio Nobel, que se le concedió al mismo tiempo que a Zeeman, por haber previsto el fenómeno que éste comprobó experimentalmente y que, a causa de ello, fue denominado «efecto Zeeman». Recibió además otros galardones y honores, y vio instituida para él la «Fundación Lorentz», destinada a promover las investigaciones de física teórica. En 1907 publicó en Leipzig diversas memorias reunidas bajo el título Ensayos de física teórica [Abhandlungen über theoretische Physik].

En 1909 apareció su famoso libro Teoría de los electrones [Theory of electrons]. En 1919 y 1920 Lorentz dio a la luz los cinco volúmenes en los cuales figuran sus lecciones de física teórica de la Universidad de Leyden. Durante el período 1883-1922 publicó, además, un tratado de análisis matemático y Fundamentos de cien­cias naturales [Beginnselen d. Naturkunde]. En 1923 fue nombrado director de las inves­tigaciones del Instituto Teyler, de Haarlem, ciudad-en la cual falleció cinco años des­pués. Lorentz era una persona modesta y afable; poseía el don de la claridad, y hablaba corrientemente el inglés, el francés y el alemán.

F. Albérgamo