Heinrich Leopold Wagner

Nació el 19 de febrero de 1747 en Estrasburgo, y murió tuber­culoso el 4 de marzo de 1799 en Francfort. Fue amigo de Goethe, a quien conociera mientras estudiaba en su ciudad natal; esta amistad fortalecióse en Francfort, donde Wagner ejercía la abogacía. Cuando Heinrich Leo­pold publicó su drama La infanticida (v.), Goethe, que le había leído Urfaust, acusóle de plagio; en realidad, no obstante, se trata más bien de una afinidad de tema y situa­ciones que de una verdadera derivación, y, por otra parte, además de la imposibilidad de una comparación desde el punto de vista histórico, existe una gran diferencia entre las premisas y el ambiente de las dos obras. Wagner conoció también a Klopstock, M. Clau­dius, Maler Müller, Klinger y Schubart, pero distinguióse de ellos por su crudo rea­lismo. Sus primeros ensayos literarios se habían desarrollado bajo la influencia de Wieland, cuya imitación resulta evidente en los Cuentos para confiscar [Confiskable Erzählungen, 1774].

Posteriormente, W- leyó a Shakespeare, de quien tradujo en prosa Macbeth (v.), y a Mercier, de cuyo Essai sur Vart dramatique llevó a cabo una ver­sión. De ello recibió numerosas enseñanzas de técnica teatral (conciencia de la escena, atención a la realidad, sensibilidad para los contrastes sociales y de ambiente y en cuanto a los problemas del tiempo), que luego orientó según tendencias propias, si­quiera alineándose, aun cuando siempre con cierta independencia, en el movimiento del «Sturm und Drang», en el cual cabe situar otras obras de teatro (El arrepentimiento después del hecho [Die Reue nach der Tat, 1775], El desconocido bienhechor [Der wohl­tätige Unbekannte, 1775]) y teoría (Discur­sos acerca del teatro [Theaterreden, 1777]). Voltaire la noche de su apoteosis [Voltaire am Abend seiner Apotheose, 1778] es una sátira contra la Ilustración.

G. V. Amoretti