Hattusilis I

Sucesor de Labarnas I, gobernó el pueblo hitita de 1650 a 1620 a. de C. aproximadamente (cfr. O. M. Gurney, The Hittites, Londres, 1952). Su nombre original era también Labarnas, o sea el mismo de su hermano; sin embargo, cuan­do trasladó a Hatti la capital del reino, anteriormente en Kussara, adoptó uno re­lacionado con la denominación de la ciu­dad. La elección de Hatti, poderosa forta­leza situada al norte del país, estuvo deter­minada indudablemente por consideraciones de carácter estratégico derivadas de la necesidad de consolidar el joven reino fortifican­do la línea defensiva natural de la cadena del Tauro, para intentar luego la terri­torial del país.

Durante los últimos años de su reinado, en efecto, H. empezó a ensan­char sus dominios hacia el sur y el este, singularmente en perjuicio del próspero reino de Yamhrad (cuya capital era Alepo), que entonces se extendía por toda la Siria septentrional. No pueden afirmarse con certeza la derrota definitiva de este monarca por H. ni la sumisión de Alepo, dada la falta de documentos directos acerca de ello; no obstante, así cabe suponerlo por cuanto durante el gobierno de Hursilis I, sucesor del soberano que nos ocupa, aparece mencionada la destrucción total de Alepo, tras un intento de rebelión contra el dominio hitita. El Testamento político de Hattusilis I (v.) permite saber que bajo este rey la monarquía de Hatti fue pasando len­tamente de una fase electiva a otra de carácter dinástico.

A. T. Serventi