Harīrī de Basora

Nació en la localidad de Mashàn, cerca de Basora (Basrah), en 1054, y m. en 1122 en esta última ciudad, donde había estudiado y pasado su vida, en el curso de la cual desempeñó en la corte árabe el cargo de jefe del servicio de infor­mación. A excepción de los viajes a Bagdad, nada más parece haber distraído su existencia de plácido literato de arte refinado y preciosista. Llevó a la perfección estilís­tica la prosa adornada árabe, y singular­mente, dentro de ella, el género de las Maqamāt (v.), ya afianzado por la obra de al-Hamadhānī. Sin embargo, aun cuando más perfecto en el virtuosismo formal, no alcanzó la fuerza creadora de su antecesor, y así, aparte algunos ensayos más felices, contribuyó con su obra a provocar una crisis tanto en el género literario como en la misma lengua de que fue maestro.

S. Moscati