Hans Carossa

Nació el 15 de diciembre de 1878 en Konigsdorf, cerca de Tolz (Alta Baviera), y murió en Rittsteig, junto a Passau, el 12 de septiembre de 1956. Hijo de un médico de lejano origen italiano, cursó estu­dios secundarios en Landshut y luego medi­cina en Munich, Wurzburgo y Leipzig.

Mé­dico en Passau en 1913, posteriormente se trasladó a Nuremberg, Munich y, por últi­mo, a Seestätten, pequeña localidad no lejos del lugar donde murió. Participó en la pri­mera guerra mundial como médico de bata­llón; a esta época se remonta su amistad con Stefan George y Rilke.

Durante el pe­ríodo nazi permaneció al margen de los acontecimientos; pero en 1942 aceptó la presidencia de la «Europäischen Schriftsteller- Vereinigung», lo cual no le libró en 1945 de una condena a muerte por derrotismo, a la que sólo escapó gracias al rápido avance de los norteamericanos. El nombre de C. era todavía desconocido en alemania en 1927, aunque había publicado muchos años antes en 1913, una especie de diario-novela, El final del doctor Burger [Doktor Burgers Ende]; la obrita sólo atrajo la atención de algunos entendidos, entre ellos Hofmannsthal, Rilke y George, así como también Al­fred Mombert.

De estos contactos con los «espíritus directivos» de la época daría lue­go cuenta en un libro posterior, Guías y compañeros [Führer und Geleit], de 1935. Como hemos dicho, hasta 1927 no alcanza notoriedad con su Diario rumano [Rumä­nisches Tagebuch], aparecido en 1924, al ser galardonado con el premio de la ciudad de Munich, con lo que el nombre de C. llegó a un público más vasto.

La celebridad del autor convirtióse ya en reconocida fama que atravesó las fronteras de su país cuan­do en 1931 ganó el premio suizo Gottfried Keller con su novela El médico Gion [Der Arzt Gion], en la cual se describe la vida de un médico (el mismo C.) entre sus en­fermos — no sólo del cuerpo, sino, en particular, del espíritu— durante los inquietos años de la posguerra.

Sus Poesías [Ge­dichte] aparecieron entonces de nuevo, así como Una infancia [Eine Kindheit], de 1922, y su continuación, Transformaciones de una juventud [Verwandlungen einer Jugend], publicada en 1928, de fondo autobiográfico. Los pasos y sutiles caminos de una «inter­sección» entre lo bueno y lo malo son el tema constante de los libros de C. desde Una infancia y Guías y compañeros hasta Secretos de la vida madura [Geheimnisse des reifen Leben, 1938] y El año de las be­llas ilusiones [Das Jahr der schönen Täus­chungen, 1941].

Su obra recoge asimismo profundos ecos de Goethe, pero con una vibración más inquieta y nerviosa. Los últi­mos volúmenes acusan cierta fatiga: así en el titulado Apuntes de Italia [Aufzeichungen aus Italien, 1946], que, interrumpido por la última guerra, no pudo lograr la per­fección ni la unidad deseados por el autor; tampoco la obra en que intenta explicar su posición ante el régimen hitleriano, Mun­dos desiguales [Ungleiche Welten, 1951], posee la misma fuerza poética de los libros aparecidos con anterioridad al último con­flicto mundial, y aun en su última produc­ción, El día del joven médico [Der Tag des jungen Arztes, 1955], el poeta, ahora enfer­mo, muestra algún fallo de su antigua ener­gía en el dominio de la palabra.

Sin em­bargo, en estas tres obras, y singularmente en las páginas en que la imparcialidad, en­tre melancólica y levemente humorística, da matices de nostalgia a los años de la juven­tud lejana, resurgen la antigua inspiración poética y, al mismo tiempo, la fe que afir­ma la «victoria del espíritu»

B. Tecchi