Gregorio Leti

Nació en Milán el 29 de mayo de 1630 y murió en Amsterdam el 9 de junio de 1701. Fue una de las interesantes perso­nalidades en las cuales el perfil del rebelde presenta equívocamente los matices propios del aventurero, y cuyas dotes intelectuales aparecen contrapesadas por el cálculo utili­tario no ajeno al cinismo. Dos hechos, sin embargo, resultaron notables y constantes en este tránsfuga del mundo católico: una inmutable fidelidad al calvinismo y la polé­mica contra la Iglesia católica, originada ya en ciertas experiencias de su juventud. Es­tudió en Cosenza con los jesuitas, y más tarde, fallecido su padre, permaneció en Acquapendente, confiado al obispo de tal ciudad, tío y tutor suyo que pretendía in­clinarle a la carrera eclesiástica o, según parece, a la abogacía. Su temperamento in­quieto le indujo a dejar Italia y la influencia del clero.

Establecido en Ginebra (1660) contrajo allí matrimonio con la hija de un médico ginebrino, adhirióse al calvinismo y compuso varios textos de polémica anticató­lica, entre ellos una burlesca Vida de Six­to V (1669, v.). Durante su estancia en la mencionada población desempeñó varias misiones por cuenta de Venecia, Francia y el duque de Toscana. Su libertinismo inte­lectual llevóle finalmente a un conflicto con el austero ambiente calvinista; y así, procesado por difamación del protestantismo y malas costumbres (1679), marchó a París, donde ni aun para complacer a Luis XIV quiso volver al catolicismo. Llegado a Lon­dres (1680), recibió de Carlos II el encargo del Teatro británico (1682), pero los excesos de su aversión a la Iglesia católica le aca­rrearon nuevas dificultades. Expulsado de Inglaterra, pasó los últimos años de su vida en Holanda. A este período final correspon­den, entre otras producciones, Teatro belga (1690), Teatro gálico (1691-97), Historia y memorias recónditas de la vida de O. Cromwell (1692), La vida de Pedro Girón duque de Osuna (1699) y Vida del invicto empera­dor Carlos V. Del autor en cuestión cabe mencionar, además, los Diálogos políticos (1666, v.) y Las visiones políticas (1671, v.).

D. Mattalia