Girolamo Preti

Nació en Bolonia en 1580 y murió en Barcelona el 6 de abril de 1626. Pasó su vida al servicio de varias cortes: primero en Ferrara, en calidad de paje, y después en Génova, en casa del príncipe de Melfi. Posteriormente, después de haber iniciado e interrumpido los estudios de Leyes en Bolonia, estuvo al servicio del cardenal Emmanuele Pío de Saboya y del príncipe de Venosa; murió en Barcelona, en donde acompañaba como secretario al cardenal Francesco Barberini, a consecuencia de las molestias de la travesía («perieulosa fractus navigatione», como dice su epitafio).

Figuró entre los poetas más estimados del Seis­cientos: marinista por educación y por su lenguaje poético, pero con un fondo sensua­lista más moderado y una infusión de moti­vos vagamente platónicos y de «stil novo» en sus rimas amorosas, que parecen anun­ciar la Arcadia, Preti se dio a conocer con un idilio de asunto ovidiano, Salmace, que obtuvo amplio eco; sus Poesías (v.), de las que se hicieron cinco ediciones en vida del poeta, entre 1614 y 1625, fueron repetida­mente reimpresas también después de su muerte (1631, 1644, 1646, 1656, etc.). Expuso sus ideas sobre la poesía en el discurso Intorno all’onestá della poesía, puesto como prólogo al poema Le lagrime di Maria Vergine (1626) de Ridolfo Campeggi.