Girolamo Parabosco

Nació en Piacenza hacia 1524 y murió en Venecia en 1557. Fue literato y músico. Estudió música con A. Willaert y fue autor de motetes y de otras composiciones corales. A partir de 1551 desempeñó el cargo de primer organista de la capilla ducal de San Carlos. Como escri­tor compuso poesías líricas, pequeños poemas y mediocres comedias que representan engaños y estafas de criados y alcahuetas (El viluppo, v.; El hermafrodita, v.; II marinaio; El peregrino, v.; La fantesca, etc.).

Más importantes son, desde el punto de vista artístico, el relato mitológico Adonis del cual tomó Marino los cantos III y XVII de su poema (v.) y Los deportes (1550, v.), imitación de Boccaccio, y también de Los asolanos (v.) de Bembo y del tratado de Castiglione; son diecisiete narraciones que algunos caballeros se cuentan recíproca­mente en una islilla de la laguna véneta, en espera de que vuelva el buen tiempo y puedan reanudar la caza interrumpida.

A. Altamura