Giovanni Guidiccioni

Nació en Lucca el 25 de febrero de 1500 y murió en Macerata el 26 de julio de 1541. Estudió Letras y Filo­sofía en Bolonia, y se graduó en leyes en Ferrara. Mientras tanto, había recibido las sagradas órdenes; más tarde ingresó al servicio del cardenal Alessandro Farnese, a quien siguió a Roma y acompañó en sus numerosas misiones. A su ciudad natal de­dicó en 1533 el célebre Discurso a la repú­blica de Lucca (v.), que no fue pronunciado y en el cual critica la dura represión de los nobles en la sublevación de los «straccioni» (1532).

Elegido papa el cardenal Farnese con el nombre de Paulo III (1533), G. reci­bió nuevos honores e importantes cargos: y así, fue gobernador de Roma, obispo de Fossombrone y nuncio pontificio en España. En 1540 se le confió el gobierno de la turbu­lenta Romagna. Luego fue nombrado comi­sario general de las tropas pontificias, y más tarde gobernador de la Marca (1541). Amigo de literatos como Caro, Molza, Bernardo Tasso y otros, fue él mismo un elegante poeta petrarquesco; entre sus rimas desta­can por la nobleza y la sinceridad de su patriotismo los catorce sonetos compuestos de 1526 a 1530 (v. Del perezoso y grave sueño ).