Giovanni Gherardi

Nació en Prato en 1367, murió entre 1442 y 1446 en Florencia, donde debió vivir casi siempre ejerciendo la abo­gacía y actuando también de notario y de arquitecto (en calidad de arquitecto tuvo una disputa con Brunelleschi a propósito de la construcción de la cúpula del Duomo). Iniciador del culto a los grandes trecentistas, entre 1417 y 1425 dio lecturas comentadas de la Divina Commedia y de las canciones mo­rales de Dante en Santa Maria del Fiore.

Dejó un poema, probablemente incompleto, Philomena, que constituye un malogrado ejemplo de versificación. Mejor es el Trat­tato d’una angelica cosa mostrata per una divotissima visione; y más conocida, una es­pecie de novela en la que se refieren las tertulias y conversaciones de los humanistas florentinos (Marsilio de Sta. Sofía, Luigi Marsili, Coluccio Salutati, etc.). Del nombre de uno de aquellos lugares de reunión fue titulada la novela por A. Wesselofsky, que se cuidó de la edición moderna, El paraíso de los Alberti (v.).