Georg Herwegh

Nació en Stuttgart el 31 de mayo de 1817 y murió en Baden-Baden el 17 de abril de 1875. Es uno de los poetas políticos alemanes más ilustres; ejerció una influencia singular e inmediata en las lu­chas de su tiempo, y cultivó el aspecto po­lítico y obrero del movimiento espiritual denominado Joven Alemania. Realizados los estudios humanísticos frecuentó la Univer­sidad protestante de Tubinga; pero su es­casa afición a las disciplinas teológicas le inclinó al periodismo ya antes del término de su carrera académica. Llamado a las armas, juzgóse excesivamente ofendido por un superior en los derechos elementales de su dignidad humana, y, así, desertó y huyó a Suiza. Sus Poesías de un viviente (1841, v.), cuyo estilo revela la influencia de Ludwig Uhland y Theodor Korner, despertaron un gran interés tanto por la sorprendente habilidad en el empleo de la rima como por su extraordinario despliegue imaginativo, a veces, empero, tendente al énfasis y a la demagogia.

En 1842 H. pudo volver a Ale­mania, donde fue bien acogido, incluso por el rey de Prusia; no obstante, el siguiente año hubo de huir nuevamente al extran­jero. Durante la revolución democrática de 1848 regresó desde París al frente de un grupo de obreros franceses y alemanes con la intención de libertar el territorio de Ba­dén; pero el 27 de abril del citado año fue completamente derrotado por las tropas rea­les de Württemberg en la batalla de Schopfheim. La victoria de la reacción determinó el restablecimiento de la corriente litera­ria y política denominada «Vormárz»; a par­tir de entonces H. escribió ya muy pocas obras significativas. Tras una larga perma­nencia en París, Ginebra y Zurich volvió en 1866 a Baden-Baden, donde murió. Su hijo, Marcel Herwegh, dijo años después que su padre había sido envenenado por un médico prusiano en cumplimiento de una misión política; sin embargo, tal afirmación no ha podido verse nunca ratificada con plena certidumbre. En 1864 H. compuso para la Unión Obrera Germánica, fundada por Lassalle, el himno social Mann der Arbeit, aufgewacht!, a partir de entonces canto de lucha del movimiento socialista.

V. Seelmann-Eggebert