Gaspare Murtola

Nació en Génova en fecha ignorada, murió en Roma en 1625. Siguió la carrera eclesiástica; fue primero en Roma secretario de Jacopo Serra, clérigo de cá­mara, al que acompañó por breve tiempo en Hungría; trasladado a continuación a Turín, era secretario de Cario Emanuele I en 1608 cuando llegaba allí en busca de for­tuna y honores el famoso G. B. Marino. Del antagonismo entre los dos poetas, ati­zado por razones prácticas y por la male­volencia de los recíprocos juicios literarios, se siguió una de las más violentas polémicas personales del siglo: desposeído del cargo, trató Murtola de vengarse (1609) dispa­rando a traición un pistoletazo sobre el odiado rival.

Encarcelado y libertado poco después por intervención del nuncio ponti­ficio y también del propio Marino, Murtola vuel­ve a Roma, donde fue acogido benévola­mente por Paulo V, del que obtuvo, además de otros cargos, la gobernación de Montefiascone. La notoriedad histórica de Murtola está vinculada en gran parte al recuerdo de su polémica antimarinista, en el marco de la cual entran de lleno, por parte de Murtola la Marineida (v.), un Epílogo della vita del Marino, y, por parte de Marino, la Murtoleide. La restante producción poética de Murtola comprende un poema de dieciséis cantos, La creazione del mondo (1608), imitado de Tasso; una colección de Canzonette (1609); una fábula piscatoria titulada La creazione della perla, etc.

D. Mattalia