Gaspara Stampa

Nació en Padua hacia 1523 y murió en Venecia el 23 de abril de 1554. Perteneció a una familia de modestos comerciantes paduanos, y, muerto su padre, vivió en Venecia con dos hermanos. Bella, enamoradiza, culta, amable, buena conver­sadora y artista, pronto reunió en tomo suyo a un círculo de patricios y artistas famosos y llegó a ser la perfecta hetaira del primer Renacimiento veneciano. Más que a los di­versos amores, empero, su fama se halla vinculada esencialmente a las Rimas (v.), en las que su único sentimiento amoroso verdadero, el que le inspirara Collaltino di Collalto, resulta algo más que un mero mo­tivo estético según el estilo de Petrarca.

La inspiración sincera y la abundancia de nuevos y audaces temas sitúa su cancionero entre los mejores del siglo. Más sincera que V. Colonna y ajena a las hipocresías pla­tónicas de Tullia d’Aragona (v.), cantó la realidad de su vida y de su espíritu, la pa­sión, feliz o dolorosa, los celos, la humi­llación y la renuncia con una inteligencia nada vulgar y una disciplina artística que redime a la poetisa de la irregularidad de su vida. Murió, todavía joven, tras quince días de enfermedad; no faltó quien sospe­chara que había sido víctima del veneno.

M. T. Dazzi