Ferdinando Petruccelli Della Gattina

Nació en Moliterno (Lucania) el 28 de agosto de 1815 y murió en París el 29 de mar­zo de 1890. Literato, novelista, periodista, Petruccelli Della Gattina interrumpió muy pronto sus estu­dios de Medicina, iniciados en Nápoles, para dedicarse a la política y a la literatura, iniciando su carrera de escritor con una novela histórica, Malina di Taranto (1841). Tomó parte en las conspiraciones del Medio­día que dieron como resultado la revolución napolitana de 1848, dando sus primeros pasos como periodista el mismo año en la redacción de los periódicos napolitanos Mondo Vecchio y Mondo Nuovo. Cuando volvieron los Borbones, se refugió en Gé­nova, donde publicó un animado informe sobre La rivoluzione di Napoli del 1848 (1850, más tarde en París, y por último en Londres con Mazzini. De regreso en Italia (1860), y elegido diputado, fue agudo y corrosivo observador de la vida y de las costumbres parlamentarias de su país.

Petruccelli Della Gattina, una de las «plumas» más agudas de la vida política y literaria italiana de la segunda mitad del siglo XIX, fue, con todo, más periodista que escritor en el verdadero sentido de la palabra, con gustos y temas de actualidad que también llevó en gran parte a su producción de carácter histórico y narrativo. Sus obras más interesantes son las del género de «cosas vistas» y de una historia periodísticamente inmediata, como, además de las ya citadas, Le notti degli emigrati di Londra (1872); Il conte di S. Christ: Memorie del colpi di Stato del 1851 a Parigi (1880); Gli incendiari délia Comune o le stragi di Parigi (1884). Otras obras: Pie IX, sa vie, son règne, l’homme, le prince, le pape (1866); Il concilio (1869); I fattori e i malfattori délia política europea contemporánea (1881); Storia dell’idea ita­liana (1882); además de numerosas novelas y relatos históricos o de ambientación moderna y contemporánea: Memorias de Judas (1870, v.); II re prega (1874); Le larve di Parigi (1878); Ferd. Giorgione (1879); II sorbetto della regina (1881, 3.a éd.); I Pi- zocheri (1892).

D. Mattalia