Ferdinando Galli Bibiena

Nació en Bo­lonia el 18 de agosto de 1657, murió en la mis­ma ciudad el 3 de enero de 1743. Pertenece a una célebre familia de artistas, los Galli, cuyo sobrenombre, Bibbiena y luego Bibiena, revela su origen del Casentino. De él principalmente, y de su hermano Francesco, más que del padre Giovanni Maria, deriva el gran prestigio de aquella escuela esceno­gráfica boloñesa que, iniciada con Serlio, dominó en el mundo hasta el umbral del siglo XIX. Introducido por Cignani, en 1683, a la muerte de Andrea Sighizzi, en la corte ducal de Parma, Galli obtuvo de Ranuccio II Farnese el título de «principal pintor y ar­quitecto».

A sueldo de Farnesio permaneció en Parma hasta 1711, trabajando en todo el ducado. Su mayor obra arquitectónica de este período fue la transformación de la fortaleza de los Sanseverino di Colomo. Como escenógrafo, afirmó su personalidad en 1690, en ocasión de la puesta en escena de la ópera II favore degli Dei, de Aurelio Aurelii, presentada en Parma con motivo de las bodas del príncipe Odoardo con la princesa Dorotea Sofía de Neoburgo. Su fama de escenógrafo le valió la primera llamada del extranjero en 1708, con el en­cargo de preparar en Barcelona los adornos para la boda de Carlos III, rey (preten­diente) de España y, cuando éste asumió el trono imperial con el nombre de Car­los VI, la llamada a la corte de Viena. En esta ciudad se dedicó G. a obras de arqui­tectura; pero su fama aumenta como esce­nógrafo de fantasía y como creador de decorados.

En 1717 regresa a Bolonia, donde es nombrado dos años después profesor de Arquitectura de la Academia Clementina. Las escenografías de B., dibujadas por Pietro Buffagnotti, se conservan en numerosas colecciones públicas y privadas: algunas fueron editadas por Mercati de Bolonia (Va­rié opere di prospettiva inveníate da Ferdinando Galli detto il Bibiena); Buffagnotti reunió más tarde en otro volumen de 23 planchas los Disegni delle scene che servano alie due opere che si rappresentano nel Reggio Teatro di Torino. G. puso en orden los resultados de sus experiencias en la obra La arquitectura civil fundamentada en la geometría, y reducida a las perspectivas (v.), que, editada de un modo bastante des­cuidado en Parma por Paolo Monti en 1711, constituye la interpretación escénica más genial del melodrama barroco. Más difu­sión, aunque con sólo un interés didáctico, tuvieron las otras dos obras de G.: Direzioni a’giovani studenti nel disegno dellarchitettura civile (Bolonia, 1731 y 1745) y Direzioni de la prospettiva teorica corris­pondenti a quelle dell’architettura. Istru­zione a’giovani studenti di pittura e archi­tettura (Bolonia, 1753).

A. D. Pica