Ernest Legouvé

Nació el 15 de febrero de 1807 en París, donde murió el 14 de mayo de 1903. Hijo del trágico Gabriel-Marie, cuando contaba solamente veintidós años vio pre­miado por la Academia Francesa el poema La découverte de l’imprimerie. Tres años después publicó una colección de pequeños poemas: Les morts bizarres. Luego, empero, prefirió cultivar la novela. A Max, del año siguiente (1833), sucedieron Les vieillards (1834) y la notable obra Édith de Felsen (1840). Sin embargo, su verdadera vocación debió de residir en el teatro, en cuyo ám­bito conoció, por lo menos, éxito y fecun­didad mayores.

Precedieron su ingreso (1856) en la Academia Francesa Louise de Lignerolles (1848), Adriana Lecouvreur (en colaboración con Scribe, 1849, v.), Les contes de la reine de Navarre (1850), Batalla de damas (1851, v.), asimismo con Scribe, Médée (representada por Ristori), y Par droit de conquête (1855). Siguieron Le pam­phlet (1857), Les doigts de fée (1858), Un jeune homme qui ne fait rien (1861), Miss Suzanne (1869), Les deux reines (1872), etc. En cuanto a las restantes obras de L., des­taca sobre todo Sesenta años de recuerdos (1885-87, v.).

C. Falconi