Enrico Petrella

Nació en Palermo el 10 de diciembre de 1830 y murió en Génova el 7 de abril de 1877. Músico de inspiración original, aunque poco cuidada. Estudió en la escuela de Giovanni Furno y de Nicola Zingarelli; pero las lecciones de aquellos maestros insignes no le valieron para darle la seguridad estilística que le hubiera sal­vado del diletantismo y el convencionalismo en el que a menudo cayó. Después de nume­rosas tentativas, más o menos logradas, de ópera cómica, cuyo más conspicuo resultado fue Le precauzioni (1851), intentó el teatro trágico con Mario Visconti (1854). A esta primera tentativa siguió Elnava (1855), y luego lona (1858, v.) y la Comtessa d’Amalfi (1864). Pero quizá el tema más adecuado a sus facultades lo encontró Petrella en los Promessi sposi, en el que dio la máxima me­dida de su talento; la ópera fue represen­tada en Lecco en 1869, en presencia de Manzoni. En los últimos años compuso Manfredo (1872), Blanca Orsini (1874) y, por último, Salammbô, trabajo que dejó in­terrumpido al morir.

V. Terenzio