Edward Hagerup Grieg

Nació el 15 de ju­nio de 1843 en Bergen, Noruega; murió en la misma ciudad el 4 de septiembre de 1907. Aprendió de su madre las primeras nocio­nes musicales. Desde 1858 a 1862 estudió en el Conservatorio de Leipzig bajo la direc­ción de los insignes maestros Richter, Reinecke y Moscheles. Pero la cultura musical alemana no ejerció sobre su formación la influencia importante y ciertamente decisiva que le reportó la amistad con el compositor danés Niels Wilhelm Gade, a quien conoció en Copenhague en 1863, y con R. Nordraak, que fue el primero en darle a conocer la música popular nórdica.

Grieg solía decir que su vida se desenvolvía entre tres círculos concéntricos: la ciudad natal, Noruega y el mundo. Pero, en verdad, su mundo es No­ruega, o quizá algo aún más limitado que Noruega. El amor a las tradiciones étnicas y a las modalidades del canto popular se avienen de tal modo a su delicada sensibili­dad, que a menudo se contenta con desflorar o matizar nostálgicamente un estado lírico sin detenerse a profundizarlo. Sus Danzas noruegas (v.) y las Piezas líricas (v.) para piano, al mismo tiempo que sugieren cua­dros de vida, no revelan en el artista la pre­sencia de un auténtico motivo espiritual. No obstante, la música de G., pese a su sutileza, posee una brillante intensidad de acento, una atractiva delicadeza, que la hizo rápi­damente popular en todo el mundo.

En 1895, la Universidad de Cambridge le confirió el doctorado en música «honoris causa», y en 1897 la Academia de Berlín le nombraba miembro ordinario. Para el Peer Gynt de Ibsen, G. compuso dos suites sinfónicas (v. Peer Gynt); escribió, además, un Cuar­teto para arco, una Balada para piano, tres Sonatas para violín y piano, el Concierto en la menor op. 16 (v.) para piano y orquesta, una Sonata para piano y otra para violon­celo y piano y más de ciento cuarenta lieder.

V. Terenzio