Domingo dos Reis Quita

Nació en Lisboa el 6 de enero de 1728 y murió en la misma capital el 26 de agosto de 1770. Bajo el seu­dónimo de Aleino Micenio fue uno de los mayores exponentes de la Arcadia disípen­se. Huérfano de padre a la edad de 13 años y carente de medios, entró como aprendiz en una barbería, iniciándose en este oficio que ejerció después toda su vida. Dedicaba las horas libres de su trabajo a las letras (aprendió el francés, el español y el italiano y estudió a fondo las obras de Aristóteles) y a la composición de sus poesías (cuya paternidad atribuía al principio a los frailes de un convento próximo, cuando las reci­taba a sus clientes).

Conoció la protección del conde de S. Lorenco, pero, habiendo quedado sin hogar a consecuencia del terre­moto de Lisboa de 1755, pasó los últimos años de su vida en una gran estrechez económica. No obstante, fue, en 1756, uno de los primeros poetas admitidos en la Ar­cadia portuguesa: su musa fue Teresa Teo­dora Alvim, cantada con el nombre de Tir- ceia. Entre sus obras, publicadas en Lisboa en 1776, son especialmente notables las Églogas (v.). Quita fue autor también de cua­tro tragedias (Astarté, Megara, Hermiona e Inés de Castro), la última de las cuales, en la que se trata de nuevo el tema de la Castro de A. Ferreira (v.), caro a la tradi­ción dramática lusitana, fue traducida al inglés por Benjamín Thompson en 1880.

L. Stegagno Picchio