Diego de Valera

Escritor español. Nació probablemente en Cuenca en 1412? y murió en el Puerto de Santa María en 1487. Hijo del médico Alfonso García Chirino, fue doncel de Juan II y peleó en las batallas de la Higueruela y de Huelma; en esta última fue armado caballero (1435). Viajó por Fran­cia, Inglaterra, Bohemia y Dinamarca; com­batió a los husitas, por lo que Alberto de Hungría le concedió la orden de la Escama y el título de mosén. Venció a caballeros franceses en los torneos de Dijon. Fue va­rias veces embajador de Juan II. Enemigo de Álvaro de Lima fue de los que más con­tribuyeron a la caída del condestable. En 1455 era vecino de Cuenca, donde poseía haciendas. Vivió retirado durante el reinado de Enrique IV.

Se declaró por Isabel la Católica y fue corregidor de Segovia (1462) y maestresala de la reina, y finalmente, al­caide del castillo del Puerto de Santa María por el duque de Medinaceli, desde donde escribió cartas a los Reyes Católicos, que estimaban en mucho sus consejos. Compuso versos poco afortunados; su notoriedad como escritor se debe a obras de carácter histó­rico y moral. Las Epístolas (v.) destacan por sus valores literarios. Su Crónica abre­viada (v.), que va desde la fundación del mundo hasta Juan II, es sólo interesante en su última parte, en la que se tratan temas de historia vivida por el autor. El Memo­rial de diversas hazañas (v.) es una refun­dición de las Décadas de Alonso de Palencia. La Crónica de los Reyes Católicos (v.) es quizá la aportación historiográfica más original de nuestro autor. Defensa de vir­tuosas mujeres (v.) es una imitación de Boccaccio. También se le debe Espejo de verdadera nobleza (v.) que contiene curio­sas noticias. Otras obras de Valera son Tratado de las armas o de los rieptos y desafíos, Providencia contra Fortuna y Doctrinal de Príncipes, estas dos últimas de carácter moral.