Clorinda Matto de Turner

Novelista peruana nació en Cusco en 1845, murió en 1909. Periodista desde su juventud, trabajó en La Bolsa de Arquipa y fundó Los Andes en Lima y Búcaro Americano en Argentina, donde murió. Estaba casada con un inglés, rico terrateniente a quien no tiene reparo en presentar en sus novelas como uno de los explotadores del indio. Cuando muere su marido, trata ella de seguir adelante con sus negocios, pero fracasa y se traslada a Arequipa; posteriormente hubo de salir del país por motivos políticos y se estableció en la República Argentina. Su obra tiene dos aspectos: el que representan sus novelas (Aves sin nido, 1889, índole, 1890 y Heren­cia, 1895) y el que representan sus Tradi­ciones Cusqueñas (1884-1886) y sus Leyen­das y recortes (1893).

La escritora de tradi­ciones queda muy por debajo de Ricardo Palma, porque su objetividad resulta fría y apagada. Pero es más interesante en sus novelas, llevada de una pasión indigenista que sería mucho más estimable si no andu­viera mezclada con la obsesión anticlerical. Su obra más característica a este respecto y la que le proporcionó mayor renombre y- mayores disgustos es la novela Aves sin nido, en la que aparecen dos jóvenes ena­morados que se encuentran ante la tragedia de un amor imposible cuando se descubre que los dos son hijos del cura de su lugar, quien ocupa ya por entonces un obispado. Pese a su pasión obsesiva, la escritora peruana pinta con gran vigor las lacras sociales del campo de su país, apoyadas en verdaderas instituciones tradicionales de servidumbre, cual la mita o distribución por sorteo de los trabajadores para determinados trabajos o servicios de las autoridades, y el pongo, verdadero trabajo forzado.

Matto de Turner es una escritora cuyo realismo se desfi­gura por la pasión, que la lleva con fre­cuencia al falseamiento de los personajes, lo cual repercute hasta en su lenguaje. Pero a pesar de sus defectos, no puede ser olvi­dada al hablar de la literatura indigenista y social de Perú.

J. Sapiña