Charles Gounod

Nació el 17 de junio de 1818 en París, murió el 17 de octubre de 1893 en Saint-Cloud (Seine). Es uno de los más célebres autores de óperas francesas del si­glo XIX. Estudió en el Conservatorio de París con Reicha, Halévy, Lesueur y Paer, siguiendo al mismo tiempo los estudios clá­sicos. Su preparación teórica y técnica fue óptima. En 1839 ganó el «Prix de Rome» con la cantata Femande.

Habiéndose trasla­dado a Roma, se sintió atraído por la música de Palestrina; compuso, en efecto, una misa que fue ejecutada en la iglesia de S. Luis de los Franceses, y un Requiem, que alcanzó gran éxito en Viena en 1841. Durante su estancia en Italia, y en el transcurso de una lectura del Fausto de Goethe, G. tuvo la idea de componer una ópera sobre el tema, idea que habría de realizar veinte años des­pués. Vuelto a París, obtuvo el puesto de organista en la iglesia de las Misiones ex­tranjeras. Estudiaba mientras tanto en el Seminario y estaba pronto para ordenarse de sacerdote. Pero bien pronto comprendió que su verdadera vocación lo llamaba a la música teatral. Compuso la ópera Sapho (v. Safo) y la Nonne sanglante (1854), que fracasó. En 1852 fue nombrado director de la sociedad coral Orphéon, para la cual es­cribió dos misas. Volvió a intentar el teatro con el Médico a palos (v.) y Fausto (v.).

Esta última fue la obra que lo hizo célebre y con ella se afirmó G. en la historia de la música como compositor romántico de vena lírica y emotiva. Ninguna de sus restantes óperas, entre las cuales figuran Mireille (v. Mireya), Romeo et Juliette (1867), Cinq- Mars (v.), Polyeucte (1878), alcanzó el mis­mo éxito. A pesar de sus cualidades de mú­sico nato, y acaso precisamente a causa de su facilidad de improvisación, no logró vol­ver a encontrar el equilibrio superior y la intensidad lírica y dramática alcanzados en su obra maestra. Célebres se hicieron, en cambio, algunas romanzas suyas, como el Ave Maria (v.) y Le soir. Al estallar la guerra de 1870, G. se trasladó a Inglaterra, donde desarrolló sus actividades como con­certista y fundó la sociedad coral Gounod’s Choir. Vuelto a Francia en 1875, vivió hasta su muerte en París y en Saint-Cloud. Pu­blicó un Méthode des cors a pistons, una colección de cartas de Berlioz, artículos para revistas musicales, y escribió Mémoires d’un artiste, publicadas en 1896.

M. Donà