Carl Werner Heisenberg

Físico ale­mán. Nació el 5 de diciembre de 1901 en Würzburgo. Su padre era profesor de griego en la Universidad de Munich. H. estudió Físi­ca con Sommerfeld, Wien, Rosenthal, Bron, Frank y Hilbert. En 1923 fue nombrado ayudante de Born en Gottinga, donde se doctoró en 1924. En 1924-25 se traslada a Copenhague donde trabaja junto a Niels Bohr. Cuando se habla del «espíritu de Co­penhague» («Copenhagener Geits»), que tan importante papel ha desempeñado en el des­arrollo de la física atómica, se hace refe­rencia principalmente a estos dos investi­gadores.

Poco después que Louis de Broglie hubo formulado el principio fundamental que dio por resultado sustituir la mecánica clásica y la mecánica relativista por la me­cánica ondulatoria en la que a cada punto móvil de la mecánica clásica está asociada una onda, H. abordó los mismos problemas de la mecánica clásica y su estudio desembocó en la fundación de la mecánica quántica… H. utiliza el cálculo de las matrices y llega a un sistema considerado como indepen­diente de la mecánica ondulatoria y que resuelve los mismos problemas. Uno de los descubrimientos esenciales de H. es la de «relación de indeterminación». Sabido es que en mecánica clásica, si se conoce la posi­ción y la velocidad de un móvil, se conoce toda su trayectoria futura. Es la expresión matemática del determinismo de la ciencia clásica, especialmente de la de un Laplace. Según la relación de indeterminación de H. no es posible conocer con todo rigor simul­táneamente la posición y la velocidad de un móvil.

Cuanto mayor es el rigor con res­pecto a una de estas cantidades, tanto me­nor resulta con respecto a la otra; la física actual descansa sobre tal principio. No es posible, por tanto, prever con todo rigor la historia futura de un móvil. La actividad y autoridad de H. son muy considerables. Ha profesado en Copenhague, Leipzig, Ber­lín y, en 1941, fue director del Instituto de Física de la capital alemana. Durante la segunda Guerra Mundial dirigió en su país las investigaciones nucleares con fines bé­licos. Desde 1948 es director del Instituto Max Lanck.

Heisenberg ha visitado los Estados Uni­dos, Japón y la India, y en todas partes ha dado conferencias; ha colaborado asi­duamente en las revistas de física nuclear y ha publicado varias obras: Evolución de los fundamentos de las ciencias naturales [Wandlugen in den Grundlagen der Naturwissenschaft, 1935] ; Principios físicos de la teoría de los quanta [Die physikalischen Principien der Quantentheorie, 1942]; La física nuclear [Die Physik der Atomkerne, 1949]; Aspectos de la física actual [Das Naturbild der heutigen Physik, 1955]. En el año 1933 se le concedió el premio Nobel de Física.