August Kitzberg

Nació el 8 de enero de 1856       en Laatre (Estonia meridional) y murió el 10 de octubre de 1927 en Tartu. Es con­siderado el dramaturgo estonio más ilus­tre. Su vida, exenta de grandes aconte­cimientos, parece un idilio. Como hecho relevante, empero, cabe recordar que, fa­llecida prematuramente su madre, fue cui­dado por un hermano mayor. No tuvo nun­ca una ocupación o profesión concreta; y así, ya en calidad de contable o archivero, o bien, algunas veces, entregado al perio­dismo, ganóse inciertamente la vida hasta que el gobierno de Estonia (1920) le asignó una pensión regular de escritor.

Hombre pacífico, de gustos y tendencias moderados y conocido entre los literatos sólo como autor de insignificantes comedias y narra­ciones humorístico-sentimentales, resultó una verdadera revelación en el mundo ar­tístico teatral cuando, a los cincuenta años, presentó inesperadamente un drama de pri­mera categoría, En el torbellino (v.), ba­sado en temas de actualidad y conflictos psicológicos, tratados con un arte ya ma­duro. El éxito de la obra fue tan grande que aseguró a partir de entonces la fama del autor, cuyas restantes producciones tea­trales fueron siempre bien acogidas; entre ellas figura el drama El hombre lobo (v.), notable por su tono romántico y simbólico. Sorprende en nuestro escritor el contraste psicológico entre su temperamento, sereno y plácido, y su predilección por los perso­najes violentos, incapaces de someterse e inducidos fatalmente a la muerte por su irresistible afán de libertad.

K. Ristikiwi