Antonio Martínez De Meneses

Es­critor dramático español, nació en Toledo, se­gún parece en 1608; se ignoran la fecha y el lugar de su muerte. Dio muestras de su ingenio precoz cuando ganó el pri­mer premio del certamen poético convo­cado por el Colegio Imperial de Madrid, para festejar la canonización de San Igna­cio de Loyola, y, según parece, es el «inge­nio toledano» a quien elogia Lope de Vega en El laurel de Apolo (v.). Gran estilista y hábil comediógrafo, escribió copiosamen­te, solo y en colaboración con otros auto­res, tales como Moreto, Vélez de Guevara (Juan), Suárez de Deza, Zabaleta, Belmonte y Matos. Con Cáncer y Rósete escribió El mejor representante, San Ginés, toman­do como asunto la historia de un cómico que, a fuerza de representar un papel de mártir cristiano, se convierte al cristianismo y acaba sufriendo efectivamente el marti­rio.

Este tema interesó a muchos escritores de la época, y el mismo Lope lo aprovechó en Lo fingido verdadero (v.); modernamen­te lo ha tratado Henri Ghéon en El come­diante y la gracia (v.). Martínez es, además, autor de una lograda pieza palaciega titulada Los Sforzias de Milán, en la que se narran las intrigas en torno a un heredero al trono y una noble dama que se hace pasar por plebeya. Escribió también Pedir justicia al culpado; También da Amor libertad, El me­jor alcalde el rey, y no hay cuenta con serranos, Juez y reo de su causa, El tercero de su afrenta y otras muchas.