Antonio de Macedo Papança

Nació en Reguengos de Monsarás el 18 de julio de 1852 y murió en Lisboa el 17 del mismo mes de 1913. Doctorado en Leyes en Coimbra en 1874, pronto se hizo notar en los am­bientes intelectuales de la ciudad por sus poemas reunidos en el volumen Crepuscu­lares (1876), y luego, en 1880, destacó nue­vamente a causa de la lectura pública, celebrada en ocasión de las fiestas conmemo­rativas de la muerte de Camóes, del poema Catalina de Ataide (v.), que es su obra más recordada.

Escribió también Telas his­tóricas (1882), que contiene los poemas O Grande Marqués y A lenda do Jesuitismo (compuestos en ocasión del centenario del marqués de Pombal). Periodista, diputado del partido progresista, par del reino en 1898 y miembro de la Cámara Alta, y embajador delegado en el Congreso de la Paz de 1909, tras la proclamación de la República esco­gió voluntariamente el destierro, como otros monárquicos portugueses, y establecióse en París, de donde no regresó a Lisboa hasta poco antes de su muerte.

L. Stegagno Picchio