Antonio Caldara

Nació en Venecia en 1670 y murió en Viena el 28 de diciembre de 1736, fue compositor de música sacra y teatral.

Estudió con Legrenzi y en 1700 fue violoncelista de la basílica de San Marcos de su ciudad natal. Desarrolló su actividad musical en diversas ciudades de Italia, en Viena (1712), en Roma (1715) y en Madrid. Regresó a Viena en 1716 y fue nombrado vicemaestro de capilla y compositor de la Corte de Carlos VI. Autor muy prolífico y de inspiración fácil, escribió no menos de setenta y cuatro óperas y serenatas, treinta y dos oratorios, muchas composiciones sa­cras y de cámara.

Entre sus óperas, muchas de ellas sobre libretos de Zeno y de Metastasio, figuran: Argene (1689), Farnace (1703), El selvaggio eroe (1703), Partenope (1707),Sofonisba (1708), L’inimico generoso (1709), Atenaide (1711), Tito e Berenice (1714), II giubilo della salza (1716), Caio Mario Coriolano (1717), La verità nell’inganno (1717), Ifigenia in Aulide (1718), Sirita (1719), Lu­cio Papirio dittatore (1719), Nitocri (1722), Scipione nelle Spagne (1722), Mitridate (1728, v.), Caio Fabrizio (1729), Demetrio (1731), Olimpiade (1733), Demofoonte (1733), La Clemenza di Tito (1734), Achille in Sciro (1736, v. Aquileida), Ciro riconosciu­to (1736), Temistocle (1736). Entre los ora­torios, Giuseppe (1722), La pasión de Jesu­cristo (1730, v)., Gerusalemme convertita (1734) y Davide umiliato (1736).

A. Pironti