Antonio Averlino, llamado el Filaretes

Nació en Florencia en tomo a 1400 y murió probablemente en Roma después de 1465. Inicialmente adquirió notoriedad como orfe­bre y escultor, tanto en los trabajos reali­zados para Ghiberti en el Baptisterio floren­tino como en los de la Basílica vaticana que le encargara el papa Eugenio IV.

Viajó mucho por Italia. En 1451, Francisco Sforza le llamó a Milán como arquitecto; allí tra­bajó en la torre que lleva su nombre y en la construcción de la catedral. En 1454 dejó de pertenecer al servicio de Sforza, y en 1460-65 llevó a cabo la decoración arqui­tectónica del nuevo hospital con su fantasía de orfebre, evidente asimismo en los dibu­jos de su Tratado de arquitectura (v.).

A. M. Raggi