Alberto Lista y Aragón

Poeta espa­ñol. Nació en Sevilla el 15 de octubre de 1775, murió en la misma ciudad el 5 de octubre de 1848. En su adolescencia fue tejedor de seda y sostenía a sus padres con el producto de su trabajo. Al mismo tiempo frecuentaba la universidad, donde cursó filosofía y teolo­gía. Muy joven aún dejó el telar y fue pro­fesor auxiliar de la cátedra de Matemáticas sostenida por la Sociedad Económica de Se­villa y luego en el Colegio de San Telmo. Perteneció a la «Academia de letras huma­nas» de su ciudad natal. Se ordenó de sacerdote a los veintiocho años, y fue vo­luble en sus opiniones políticas. Explicó Matemáticas, Historia y Humanidades en el Colegio de San Mateo de Madrid, y dio en el Ateneo unas Lecciones de Literatura española (1836, v.). En Cádiz (1838) dirigió el Colegio de San Felipe Neri, y por último fue nombrado canónigo de Sevilla y decano de la facultad de Filosofía de su Universi­dad. Entre sus discípulos se cuentan Espronceda, Ventura de la Vega y el hispanoame­ricano Pardo.

Fue de carácter generoso y tolerante, y en lo literario estaba tan lejos de los rigores neoclásicos del XVIII como del romanticismo exaltado. Sus ídolos fue­ron Virgilio, Horacio, Calderón y Rioja (el Rioja que en tiempo de List pasaba por ser el autor de la Epístola moral a Fabio y A las ruinas de Itálica). «Pensar como Rioja y escribir como Calderón», era su ideal lite­rario. Como poeta (v. Poesías) sus compo­siciones, escritas entre 1822 y 1837 y firma­das «Anfriso», son correctas y elegantes, a veces un poco afectadas. La más famosa es A la muerte de Jesús, más oratoria que lírica. En otras poesías de tema profano (El himno al desgraciado, La bondad natu­ral al hombre, La cabaña) es patente el recuerdo de Rousseau y de la filosofía del siglo XVIII. Tradujo libremente la Dunciada de Pope, con el título de El triunfo de la estupidez. Son muy interesantes sus Ensayos literarios y críticos (1844, v.)