Alberto Gerchunoff

Escritor argen­tino nació en Tulchin, población rusa de Ucra­nia, región de Vinnitsa, en 1884, y murió en Buenos Aires en 1950. De familia de emi­grantes judíos que se establecieron en terri­torio argentino de Villaguay (Entre Ríos), pronto se incorporó a la vida nacional como periodista en el diario La Nación, del que en diversas ocasiones fue corresponsal en el extranjero, principalmente en Chile; fue también vicedirector del Boletín del Minis­terio de Instrucción Pública (1904 a 1915) y director de El Mundo (1927).

Explicó Lite­ratura en el Colegio Nacional Belgrano y en el Colegio del Pilar, del que fue vice­director. Se distinguió como conferenciante en el Ateneo de Madrid (España) durante un viaje a Europa que hizo en 1914. Militó en el partido demócrata progresista. Gerchunoff es novelista y ensayista de bri­llante estilo, a veces un tanto retórico y siempre documentado. Su obra más cono­cida es la colección de cuentos y cuadros de costumbres titulada Los gauchos judíos (v.).

Ataca el caudillismo simbolizado por Hipólito Yrigoyen en El hombre importante (1934); cultiva el ensayo en El nuevo régi­men, El cristianismo precristiano, Roberto J. Payró (1925) y El retomo de Don Qui­jote (póstumo, 1951); pero es en el cuento donde encontramos sus mejores calidades, como vemos en la obra a que ya hemos aludido (Los gauchos judíos) y en las na­rraciones de La jofaina maravillosa. El es­critor hebreo de Entre Ríos nos ha dejado también otros trabajos con el título: Cuen­tos de ayer (1919), La asamblea de la bu­hardilla, Los amores de Baruj Espinoza, La clínica del doctor Mefistófeles, La aldea embrujada, Entre Ríos, mi país, etc.

J. Sapiña